De color naranja y con la imagen de un hornero, el billete de $ 1.000 se prepara para salir a la calle en octubre. Mientras tanto, el violeta de $ 100, el famoso «Roca», sigue siendo el más usado, aunque, inflación mediante, cada vez alcanza para menos.

Otros dos «nuevos» son los papeles de $ 200 y 500, pero todavía son difíciles de conseguir. Sucede que, luego de que el Banco Central se retiró del mercado de compra de billetes, son los bancos los que acopian estas denominaciones para hacer un uso más eficiente del espacio de sus bóvedas.

Por el momento no queda otra que acopiar «Evitas» y «Rocas», que tan rápido se escapan en los consumos cotidianos. Pero ¿para qué alcanza hoy $ 100? Por desgracia, cada vez para menos.

  • 15 viajes en colectivo
  • 13 viajes en subte
  • 2 paquetes de cigarrillos
  • 1 viaje en taxi de 40 cuadras
  • 2,5 kilos de pan francés
  • 5 litros de leche en sachet de primera marca
  • 2,5 kilos de pollo
  • 3 empanadas en Palermo
  • 1/4 kilo de helado
  • 2 cervezas de litro
  • 5 alfajores
  • 3/4 de entrada al cine
  • 6,3 dólares
  • 4 Coca Colas de 600 ml
  • 10 paquetes de chicles
  • 6 porciones de una pizza
  • 2 diarios del domingo
  • 1,5 café

Los billetes de $ 100 representan el 66,3% del dinero circulante en la Argentina y los bancos afrontan la dificultad de tener exceso de billetes y poca capacidad para destruir aquellos que se encuentran deteriorados. Según Infobae, el Banco Central adquirió a comienzos de año una gran máquina que funciona en la Casa de la Moneda para destruir 10 millones de billetes de $ 100 por día.

Mientras los viejitos y trajinados «Roca» pasan a la trituradora, los que quedan valen cada vez menos.

Comentarios

Comentarios