Tu estas aqui
Home > Salud > Endometriosis, una enfermedad tan silenciosa como dañina

Endometriosis, una enfermedad tan silenciosa como dañina

«Si duele no es normal», es el mensaje que impulsa a un grupo de mujeres a convertir en proyecto de ley su lucha contra la endometriosis, una afección que si no es detectada a tiempo causa severos daños, como la pérdida de órganos, siendo además una de las principales causas de la infertilidad femenina.

Sin embargo, no hay médicos especialistas en dicha enfermedad. Por estas razones, quienes la sufren, o la sufrieron, buscan que se implemente una norma que les garantice cobertura médica desde que el mal se manifiesta. «Endohermanas» es el espacio que han encontrado centenares de mujeres, a traves de la red social Facebook, para interiorizarse sobre la endometriosis, la cual comienza a reflejarse a través de intensos dolores.

Justamente, este encuentro virtual implica a las pacientes no sólo la posibilidad de intercambiar experiencias sino también de sumarse al pedido de un proyecto de ley, que ya se ha presentado en diferentes municipios, y en los últimos días en el Congreso. El mismo fue recibido por las diputadas Araceli Fernández Lucila Da Ponti, y contempla que la mencionada enfermedad sea reconocida como crónica y que forme parte del Plan Médico Obligatorio, lo cual permitiría una cobertura médica.

En este sentido, Elizabeth, una de las miembros de «Endohermanas», señaló a Crónica que «la ley exige que haya especialistas porque los médicos no conocen la enfermedad. Entonces vamos de ginecólogo en ginecólogo porque no la reconocen y terminamos en el quirófano». A su vez, «las obras sociales no cubren muchas cosas, entre ellas las hormonas que debemos tomar para evitar los sangrados y los dolores. Pero cuestan 1.300 pesos«.

La afección es desencadenada por un crecimiento excesivo del endometrio, extendiéndose fuera del útero, adheriéndose al resto de los órganos. En consecuencia, cuando la mujer se indispone, el sangrado se expande en cada órgano al cual se adhirió el endometrio. Al respecto, la paciente detalló que «no es que nos sacan las adherencias y se terminó. Siempre se encuentra un órgano que no funciona. En mi caso me extirparon las trompas de Falopio, y este año el útero. Es decir, no te asegura nada que te extirpen algo».

Por esta razón, Elizabeth remarcó que «estamos siendo mutiladas, ya hay chicas de 16 años con esta enfermedad, y esto se debe a que no hay una explicación específica sobre por qué el endometrio crezca más de lo normal. Eso impide que haya una cura«. En su experiencia, la mujer comenzó a sentir fuertes dolores en su último embarazo, corriendo riesgo de aborto. Pero recién ocho años después le confirmaron que se trataba de un cuadro endometriosis, una demora de diagnóstico que es normal para las pacientes, producto de la falta de un plan médico acorde a la gravedad de la enfermedad.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Top