Tu estas aqui
Home > Deportes > No la dejan entrenar chicos «por ser mujer»

No la dejan entrenar chicos «por ser mujer»

«Por ser mujer«, fue el argumento de la comisión directiva de un club, de la localidad bonaerense deLuján, para despedir a una entrenadora de fútbol infantil. La joven recibió semejante notificación en las últimas horas, aunque ya presagiaba su destitución ante los sucesivos obstáculos y manifestaciones discriminatorias por parte de las autoridades de la entidad. Por lo tanto, a pesar de que la apasiona, decidió no continuar como Dt en otra institución, con el fin de no ser marginada nuevamente por su género.

Habitualmente en el fútbol de nuestro país a los entrenadores se los aparta de sus cargos por malos resultados o por no cumplir con los fines de un proyecto, este último fundamento más aplicable a la formación de futbolistas. Pero en el club El Trébol, de la localidad bonaerense de Luján, sus representantes encontraron un nuevo argumento para destituir a la directora técnica Sonia Muñoz, a cargo de las categorías 2012 y 2013.

«El jueves pasado se organizó una reunión con los padres de los chicos de estas categorías y me informaron que me sacaban del puesto porque tenían elegidos a dos entrenadores», detalló Sonia a Crónica. La mujer, a su vez, explicó que la selección de estos flamantes profesores radicó en que «ellos habían jugado y juegan a la pelota y yo como era mujer nunca lo hice, ese era el motivo. Ninguno podía creer la respuesta, hasta una mamá les dijo que sí, que yo jugaba a la pelota. Muchos les pidieron por favor para que revean la medida».

Un desenlace que la propia Muñoz comenzó a sospechar luego de una serie de secuencias que obstaculizaban su tarea. Al respecto, la joven reveló que «cuando me tocaba practicar con mis categorías, las canchas estaban ocupadas, siempre hubo trabas. En un campeonato, jugado en diciembre, me presenté con mi categoría y ninguno de la dirigencia me acompañó al certamen, para respaldar a los nenes».

Por si fuera poco, la entrenadora enfatizó que, con el afán de alejarla de sus funciones, «primero fue discriminado mi hijo. Le prometieron en junio que lo fichaban pero llegó diciembre y no lo inscribieron sin motivo alguno. Sólo me dijeron que no». Por lo tanto, ante tan inusual determinación, la progenitora reconoció que «como directora técnica me siento discriminada y como madre más porque jugaron con mi hijo. Siento bronca y tristeza porque hace ocho años que iba a esa cancha».

Apasionada por el fútbol desde muy pequeña, pero sufriendo los impedimentos sociales hacia las mujeres en su niñez, comenzó a jugar a la pelota en su adolescencia, y hasta hace tres años se dedicó a la formación de nenes y nenas en la escuelita de fútbol de su barrio.

«Me encanta ganar, pero yo les enseño saber perder, ganar o empatar. Les enfatizaba el compañerismo a los chicos, que ganamos y perdemos todos, y que si hay un compañero que nos necesita, debemos apoyarlo inmediatamente», reflejó su fórmula Sonia. Un mensaje y una forma de enseñar el fútbol en los chicos que fue postergado por un fundamento sin sustento por parte de un grupo de directivos.

}Una decisión que decepcionó a Muñoz y hasta la alejó de su principal pasión, como ella misma confesó, al manifestar que «en este momento me cayó tan mal y no sé si volvería, no lo descartó pero ahora estoy shockeada».

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Top