Con la presencia de legisladores nacionales, dirigentes políticos, referentes de movimientos de Derechos Humanos, la vicepresidenta saliente, Gabriela Michetti, tomó juramento a Alberto Fernández como presidente, lo siguió Cristina Fernández de Kirchner como vicepresidente. 

Al finalizar el juramento, llegó el mandatario nacional saliente Mauricio Macri, quien se encargó llevar adelante el traspaso de mando y entregarle los atributos presidenciales. 

Tras fundirse en un abrazo, Alberto se dirigió a los presentes en el recinto del Congreso y expresó: «Quiero iniciar reinvindicando mi compromiso con la democracia». 

«Superar los muros nacionales significa que todos y todas seamos capaces de convivir en la diferencia, y que resconozcamos que nadie sobra en nuestra nación. Tenemos que suturar demasiadas heridas abiertas en nuestra patria, aportar a la fractura y a la grieta significa apostar a que esas heridas sigan sangrando. Lo expreso desde el alma, para los que me votaron y para los que no lo hicieron. No cuenten conmigo para seguir transitando el camino del desencuentro, quiero ser el presidente capaz de descubrir la mejor faseta del que piensa distinto a mi», dijo. 

Seguidamente, citó a Nestor Kirchner y recordó sus propuestas de Gobierno destacando que entre sus prioridades está siempre «comenzar con los últimos y terminar con todos». Así, apuntó: «Millones de personas sufren de inseguridad alimentaria en el país. Uno de cada dos niños y niñas es pobre en nuestro país. Sin pan la vida solo se padece, sin pan no hay democracia ni libertades». En este marco adelantó que su primera acción de gobierno será reunir a los integrantes del Plan Integral de Argentina contra el Hambre, que une al Gobierno nacional con representantes de la asociación civil, empresarios y movimientos sociales. 

Tras detallar el resto de las políticas públicas que aplicará en sus primeros 100 días de gobierno, Alberto Fernández se refirió a la gestión de Mauricio Macri y dijo: «Estoy seguro de que todos van a coincidir en que llegamos a esta situación porque se aplicaron muy malas políticas económicas, esa serie de decisiones fueron determinantes para que el pueblo argentino las descalificara en las últimas elecciones». 

Comentarios

Comentarios