En la provincia del Chaco son habituales las apariciones de serpientes en zonas urbanas. Ya sea por el calor, el cual las lleva a buscar lugares frescos y semi húmedos, o para escapar del agua cuando llueve, las serpientes suelen aparecer tanto en pueblos del interior como en las barriadas de las ciudades. El punto es: ¿qué hacer con ellas? Por mucho tiempo, lo más común era matarlas a sangre fría, pero hoy la gran cantidad de información circulante nos obliga a conducir nuestras acciones en pos del cuidado de los animales y de la naturaleza misma.

yarara.jpg
Las víboras refieren a un grupo pequeño de serpientes. En nuestra zona incluye solamente las cascabel y yarará.
Es así que NORTE consultó a Rodrigo Cattarozzi, miembro de la Fundación Refugio Salvaje, quien brindó detalles precisos de las especies de serpientes venenosas que habitan en la provincia, los síntomas que provocan las mordeduras de cada una y las medidas que deben tomarse para asistir al accidentado.

CASCABEL, YARARÁ Y CORAL SON MORTALES

Entre las menos letales se encuentran las culebras verdes, cuyo veneno no es tan potente. ‘No pueden causar la muerte salvo en personas alérgicas al veneno o con diabetes avanzada‘, aseguró el experto en ofidios, y agregó que su mordedura sólo provoca síntomas muy leves, desde una hinchazón en la zona, algo de vómito, fiebre o diarrea. ‘Por lo general no son agresivas y siempre van a buscar huir. Son las que menos riesgo representan‘, dijo Cattarozzi.

En cuanto a la coral, el porcentaje de accidentes con esta especie reportados en el país es extremadamente bajo: menos del 1% anual. La coral no es agresiva ni temperamental, es muy difícil que intente morder. Su boca es muy pequeña y sus dientes no están tan adelante como los de las yararás o cascabel. Los síntomas son dolor e hinchazón leve, visión doble, dificultad para hablar y parálisis. Afecta al sistema nervioso central. Son muy dóciles y es difícil de que muerdan.

La cascabel, en cambio, produce entre el 7 y el 8 % de los accidentes anuales en el país. Es una especie tranquila, sólo ataca si invaden su espacio. Síntomas: mucho dolor, parálisis y dificultad para hablar; daña los tejidos, se van a ver una zona muy morada y después negra en la piel.

La yarará produce el 90% de los accidentes en el país. Son extremadamente temperamentales, y muy sensibles cuando uno se acerca. Generan un gran dolor al momento de la mordedura, dolor de cabeza, fiebre, sangrado de encías. En la zona de la mordedura se forman grandes ampollas de sangre debajo de la piel. Insuficiencia renal y sangre en la orina. El efecto de la mordedura es necrotóxico, es decir mata las células y rompe músculos y arterias.

yarara.jpg
La yarará produce el 90% de los accidentes ofídicos en el país, debido a que son extremadamente temperamentales.
LO QUE HAY QUE HACER ANTE UNA MORDEDURA

Ante cualquier caso de accidente ofídico, se debe tratar al accidentado con mucho cuidado. Hay que retirar cintos, pulseras, anillos, calzados, todo lo que puede dificultar la circulación. Higienizar e inmovilizar, atar el miembro mordido a una madera y limpiar con mucho cuidado. Tratar de llevar una foto para que el médico pueda hacer una identificación del animal que mordió.

LO QUE NO SE DEBE HACER

Evitar el mito del torniquete, de quemar la herida o realizar un corte para chupar el veneno. Los expertos recomiendan no tomar estas medidas bajo ninguna circunstancia, ya que pueden empeorar la situación a tal punto de resultar fatal.

“Trabajamos para que la gente conozca la fauna que tenemos”

Refugio Salvaje es una organización sin fines de lucro que funciona en la capital chaqueña y se dedica principalmente al rescate de animales salvajes en zonas urbanas. Si bien es una fundación no gubernamental, trabajan en conjunto con la Dirección de Fauna, asistiendo a la provincia en ese aspecto. Los rescates se producen solamente en zonas urbanas.

Otro de los objetivos de la Fundación es educar. ‘Se trabaja en este aspecto para que la gente conozca la fauna que tenemos en nuestra provincia, para que aprendan la importancia de conservar la fauna, dando charlas en jardines y escuelas, invitándola a recorrer el predio‘, señalaron desde la organización. ‘Damos talleres y congresos para que la gente esté capacitada para prevenir lo más posible los accidentes. Y en caso de que se produzca, que la persona sepa cómo actuar‘, agregaron.

‘La serpiente no es fría, ni viscosa, ni húmeda, esos son mitos que confunden y que crean un miedo que no guarda relación con lo que realmente son. Los animales no son peligrosos, queremos inculcar ese concepto. Sí puede ser que algunos animales representen algún riesgo para la persona si la persona no sabe cómo manejarse‘, expresaron los expertos. Y añadieron que ‘siempre hay que mantener distancia, pero eso no significa que el animal sea peligroso, sólo está cuidando su espacio y si uno se acerca demasiado, según el temperamento de cada especie, ésta puede reaccionar actuando de forma agresiva‘.

FUENTE: DIARIO NORTE

Comentarios

Comentarios