Tu estas aqui
Home > Interesante > Mercedes Lucía, séptima hija mujer, es de San Carlos de Bariloche y será la primera ahijada presidencial de Alberto Fernández

Mercedes Lucía, séptima hija mujer, es de San Carlos de Bariloche y será la primera ahijada presidencial de Alberto Fernández

«Buscábamos el varón y este fue el último intento», contó su mamá María Clara.

Una niña llamada Mercedes Lucía que nació con 2,830 kilogramos en la noche del viernes 14 de febrero a las 20.15 en el hospital Ramón Carrillo de San Carlos de Bariloche será la primera ahiajda presidencial de Alberto Fernández por ser la séptima hija mujer de una pareja de Bariloche.

La beba será la primera ahijada del Presidente

La beba será la primera ahijada del Presidente Gentileza Diario Río Negro

María Clara Soraiz y Leonardo Arévalos son porteños que se radicaron en la ciudad turística rionegrina. Son papás de cinco hijas (de 18, 16, 13, 12 años). En la ciudad cordillerana tuvieron otra niña -que hoy tiene 3 años- y este viernes nació Mercedes.

«Buscábamos el varón y este fue el último intento. Mi marido es hincha de Independiente y quería que alguien lo acompañara en su pasión. ‘Nadie sigue mi legado´ nos decía en broma», explicó María Clara en declaradiones al diario Río Negro.

Los padre de la beba son porteños y se radicaron en San Carlos de Bariloche

Los padre de la beba son porteños y se radicaron en San Carlos de Bariloche Gentileza Diario Río Negro

«No habrá más intentos porque me voy a ligar las trompas«, acotó la mujer de 38 años que trabaja como psicóloga holística.

Durante el embarazo, la pareja no supo que Mercedes era nena hasta hace un mes y medio atrás ya que «no se dejaba ver en las ecografías».

La ley 20.843 garantiza el padrinazgo presidencial del séptimo hijo varón o la séptima hija mujer de una pareja.

¿Por qué la ley estable que el séptimo hijo sea ahijado del presidente?

Esta tradición del «Padrinazgo presidencial» rige desde 1974 y otorga al ahijado/a un aporte económico anual, una beca para estudios primarios, secundarios y universitarios, que se efectúa a través del Banco de la Nación y no hay límites de edad para solicitar el padrinazgo.El rito está basado en una tradición rusa, que predicaba que el hijo hombre número siete se convertiría en un lobizón y la hija mujer sería una bruja.

Por este motivo, se creía que la forma de romper el hechizo era a través del padrinazgo de los zares.La mayoría nunca toma contacto directo con sus padrinos y, en vez de una relación para toda la vida, guardan una medalla que les entregan en el bautismo y una anécdota más para contar en el colegio o en las sobremesas de café.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Top