La rabia es una de las pocas enfermedades infecciosas que puede llevar a la muerte. Se trata de una enfermedad zoonótica viral que afecta tanto a los animales domésticos como a los salvajes. Zoonótica significa que se transmite de animales a humanos, a través de mordeduras o rasguños, generalmente por el contacto con saliva contaminada.

Esencialmente, la enfermedad ataca al sistema nervioso de los mamíferos, incluyendo a los humanos. Una vez que los síntomas clínicos se manifiestan y si no es tratada, la rabia termina siendo mortal, tanto para los animales como las personas. Si bien es mortal, la buena noticia es que es 100% prevenible a través de la vacunación. Los expertos afirman que si se vacuna al 70% de los perros en áreas de alto riesgo se puede romper con el ciclo de transmisión de la rabia. Por todo esto, la vacunación es la mejor forma de control y protección para animales y personas, dado que protege a las mascotas frente a la posibilidad de exposición a la enfermedad a través de los animales salvajes, y neutraliza la potencial transmisión a los humanos.

Presente en más de 150 países del mundo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera a la rabia como una de las enfermedades infecciosas que más muertes provoca. Alrededor de 60.000 personas mueren cada año a causa de esta enfermedad, lo que implica 160 personas por día o 1 cada 9 minutos, y casi la mitad de las víctimas fatales son niños. En los países más desarrollados, incluso en aquellos que se consideran libres de rabia, los movimientos de animales de otras regiones contribuye a que la rabia continúe siendo una amenaza constante. La Alianza Global para el Control de la Rabia además estima el enorme costo económico global que alcanza los 8.600 millones de dólares por año. La vasta mayoría de este costo recae sobre África (36,4 %) y Asia (59,6 %), las dos regiones donde la enfermedad tiene más prevalencia.

“La rabia es una enfermedad devastadora en muchas partes del mundo; especialmente en África y Asia, pero también en América y algunas partes de Europa. En Argentina, los murciélagos son altos transmisores de la enfermedad y los animales domésticos no están siendo vacunados en el porcentaje requerido. La vacunación es esencial para erradicar la enfermedad. Si bien estamos viviendo épocas complicadas en nuestro país y en el resto del mundo, es importante continuar trabajando en la educación y prevención. La vacunación no puede quedar en segundo plano. La lucha contra la rabia salva vidas”, explicó a Infobae la médica veterinaria Silvina Muñiz, presidenta de AVEACA (Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía de Argentina) y líder de pensamiento en el campo de la prevención de la rabia.Los murciélagos, monos, ardillas y otros mamíferos pueden transmitir la enfermedad (UNIVERSIDAD JOHNS HOPKINS/ Europa Press)
Los murciélagos, monos, ardillas y otros mamíferos pueden transmitir la enfermedad (UNIVERSIDAD JOHNS HOPKINS/ Europa Press)

Respecto a los mitos que se tienen sobre esta enfermedad, la especialista indicó que no solo los perros y los gatos transmiten rabia. Los murciélagos, monos, ardillas y otros mamíferos pueden transmitir la enfermedad. Se estima que en el 99% de los casos en personas, el perro es la fuente de contagio.

“También se piensa que los animales que viven en departamento no requieren vacunas, porque no están en contacto con animales callejeros. Ése también es un mito: Los animales domésticos también pueden contraer rabia, se pueden contagiar por ejemplo por murciélagos, que son muy comunes en los edificios y transmiten la enfermedad”, precisó Muñiz, que destacó que desde AVEACA informan sobre la importancia de la enfermedad con referentes a las asociaciones internacionales para ayudar a enfrentar esta problemática, a la vez que promueven el plan de vacunación preventivo.

Estamos trabajando en la educación a la sociedad a través de nuestras redes sociales. Los veterinarios actualmente llevan la posta concientizando a la población. Es un trabajo minucioso de toma de conciencia y responsabilidad, que en los últimos años ha mejorado mucho al afianzarse el vínculo humano-animal”, indicó.

¿Cómo se transmite la rabia?

El virus de la rabia se transmite entre animales, y entre animales y humanos, por contacto directo con la saliva de animales infectados, generalmente a través de mordeduras, arañazos y lameduras en piel lesionada y mucosas. Además las poblaciones de animales salvajes como mapaches, zorros, mofetas, murciélagos, chacales y mangostas, actúan como reservorio para el virus de la rabia”, destacó Muñiz y agregó: “Los animales de compañía, como perros y gatos, pueden contagiarse por contacto directo con animales rabiosos. Los humanos pueden contagiarse mediante contacto con animales rabiosos o mediante contacto con sus propios animales, en caso de que ellos hayan sufrido contagio. En ambas vías de contagio, desde animales de compañía o animales salvajes, la vacunación es la mejor defensa”.

El periodo de incubación de la rabia suele ser de 2 a 3 meses, aunque puede variar dependiendo de factores como el lugar de entrada del virus y la carga viral2. Acerca de los síntomas, inicialmente se puede presentar fiebre con dolor y sensación de hormigueo, pinchazos o ardor inusual en el sitio de la herida y conforme se propaga el virus, se desarrolla una inflamación progresiva del cerebro y la médula espinal”, explicó, Alejandro Sánchez, Gerente Técnico de MSD Salud Animal en México. También existen dos formas de la enfermedad, la primera es la rabia furiosa, en la cual se presentan signos de hiperactividad, comportamiento excitable, alucinaciones, salivación excesiva y dificultad en la deglución, la muerte se produce a los pocos días por paro cardiorrespiratorio; la segunda es la rabia paralítica, en esta los músculos se paralizan de forma gradual, comenzando en el sitio de la mordedura o rasguño, se desarrolla un coma paulatino y finalmente se produce la muerte.

En Argentina, si bien la rabia está en principio controlada, la enfermedad se mantiene latente en poblaciones de murciélagos en todo el país y por lo tanto la vacunación de las mascotas sigue siendo esencial para evitar la enfermedad tanto en ellos como en las personas. Esto se debe a que los murciélagos con rabia cambian sus hábitos y pierden su capacidad de volar, exponiendo a mascotas curiosas a las mordeduras. En mayo último, una mujer de 33 años, madre de dos niños de la ciudad de Coronel Suárez, murió como producto de un cuadro de rabia humana, y se convirtió en el primer caso mortal de una persona contagiada por esa enfermedad en el país en los últimos 13 años.Los expertos afirman que de vacunar solo el 70% de los perros en áreas de alto riesgo se puede romper con el ciclo de transmisión de la rabiaLos expertos afirman que de vacunar solo el 70% de los perros en áreas de alto riesgo se puede romper con el ciclo de transmisión de la rabia

Hay 900 millones de perros en todo el mundo, sin embargo, la mayoría no son mascotas. Al menos 70% de los perros que viven en áreas endémicas de rabia, deben estar protegidos mediante la vacunación masiva anual para prevenir la transmisión de rabia.

Aquí es donde los veterinarios, los voluntarios, los propietarios de perros y las organizaciones sin ánimo de lucro intervienen para proteger vidas. Gracias a sus esfuerzos sobre el terreno, estos héroes reducen significativamente las tasas de rabia humana.

¿Cómo se previene?

– Si se encuentra un murciélago, lo aconsejable es no tocarlo. Avisar al centro de zoonosis de su municipio para que sea un técnico quien lo retire y lo envíe al laboratorio para su análisis.

– En caso de sufrir una mordedura de un animal, lavar la herida con abundante agua y jabón, no colocar alcohol ni otro desinfectante, y concurrir rápidamente al centro de salud más cercano para ser evaluado por un médico.

– Cuando esté indicado, debe aplicarse la vacuna antirrábica humana lo más inmediatamente posible después de ocurrida la exposición.

– Vacunar a los perros y gatos contra la rabia, desde los 3 meses de edad y una vez por año durante toda su vida.

Comentarios

Comentarios