«Hasta entonces, el de Casilda ejercería de entrenador en la sombra en Argentina, lo que convertiría a Edgardo Bauza en un entrenador de paja que, hasta que Sampaoli pudiera sentarse en el banquillo, sólo prestaría su presencia para los partidos, ya que las convocatorias pasarían a ser responsabilidad del actual entrenador nervionense», agrega.

Finalmente, la información añade que existe una cláusula que facilitaría la salida de Sampaoli del Sevilla, que radica en que los jugadores argentinos de ese plantel sean muy tenidos en cuenta en las convocatorias para la Selección.

Si bien el contacto con Sampaoli existió en los momentos previos a la llegada de Bauza y tras la renuncia de Gerardo Martino, en aquel entonces el santafesino no pudo asumir ese compromiso porque recién llegaba al conjunto sevillano. ¿Será ahora el momento?