Tu estas aqui
Home > Economia > Blanqueo: los cinco cambios que aparecen el “día después”

Blanqueo: los cinco cambios que aparecen el “día después”

Para el Gobierno comenzará hoy el “día después” del blanqueo y ya nada será igual para el régimen impositivo argentino. Los resultados finales el sinceramiento, con el record de reconocimiento de capitales no declarados (los más pesimistas hablan de u$s110.000, pero entre los privados y algunas oficinas públicas se asegura que fueron u$s130.000 millones; serán anunciados mañana a las 16 por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Alberto Abad. Pero lejos de representar el momento final del sinceramiento, las consecuencias modificarán, en algún casos de raíz, la estructura impositiva en la Argentina.

• Recaudación. La primera consecuencia directa que se verá es el incremento en los ingresos tributarios. Obviamente cuando la AFIP presente los datos de marzo de este año habrá consecuencias directas en los ingresos por aproximadamente $7.000 millones a $10.000 millones y unos 30.000 para todo el año. Se calculan además unos u$s10.000 millones totales en todo el llamado de ingresos para el fisco, que irán directamente a pagos de la ANSES para cumplir con la Reparación Histórica que impone la ley. Hacia adelante se ampliará la base imponible de la recaudación, en especial por la cantidad de bienes financieros y físicos declarados, que repercutirán directamente en los pagos de Ganancias y Bienes Personales, pero también apuntarán a dinamizar sectores como el inmobiliario. Se calcula que la base imponible podría aumentar este año entre el 15 y un 20% sólo con los bienes declarados, tanto dentro como fuera del país.

• Liberación de fondos. Hoy se liberarán entre u$s7.000 y 8.000 millones, provenientes de la primera y segunda etapa del blanqueo, provenientes del dinero que los ahora contribuyentes que adhirieron al llamado antes del 31 de diciembre pero debieron dejar el dinero inmovilizado hasta ahora. Ese dinero, ya blanqueado, deberá dirigirse a alguna inversión o ser girado fuera del sistema financiero argentino pero igualmente quedará registrado para la AFIP. Por esto se supone que gran parte de esos fondos podría redirigirse a inversiones directas como viviendas, emprendimientos de infraestructura, vehículos, inversiones o al mercado de capitales local. Dependerá de la habilidad y credibilidad de los agentes financieros, de la capacidad de contener el dinero dentro del sistema argentino.

• Mercado cambiario. La llegada de dólares continuará por unos días más (hasta el 17 de abril hay tiempo para terminar los trámites finales de inscripción), pero se supone que desde hoy habrá una disminución en la cantidad de dólares que ingresarán al sistema cambiario local. El blanqueo fue uno de los motores para la sobreoferta de divisas en los primeros meses del año, llevando al dólar a navegar por debajo de los 16 pesos. Las reservas del Banco Central subieron en los primeros dos meses del año más de u$s12.400 millones, llegando el viernes a los u$s50.903 millones gracias, en parte, a los ingresos del blanqueo que habrían aportado unos u$u3.000 millones de ese total. Este grifo se cerrará ahora, pero, según palabras oficiales, “ya hizo su aporte”.

• “Scoring” impositivo. Hoy comenzará el nuevo régimen de control para todos los casi 5 millones de contribuyentes registrados en el sistema tributario de la AFIP. Este “Sistema de Perfil de Riesgo (SIPER)”, calificará tanto a personas como sociedades, con mayor o menor riesgo tributario ante la AFIP. Las notas serán A (muy buena), B (buena), C (regular o nuevas altas), D (malo) y E (muy malo). Si la persona o empresa tiene una nota buena las opciones serán más beneficiosas. Si, por el contrario, el contribuyente está dentro de la lista negra de impositiva el plan de pagos será a plazos menores y con alta tasa de interés. La nota podrá apelarse e influirá en el interés que se le cobrará a los contribuyentes que quieran acceder a alguno de los planes de pagos de la AFIP.

• Bienes Personales. Como único premio para los que cumplieron regularmente con todos lo pagos impositivos y, en consecuencia, no debían ingresar en el blanqueo, podrán prescindir del pago del impuesto a la riqueza por tres años, durante los períodos 2016, 2017 y 2018. Para esto se deberán cumplir tres condiciones básicas: no haber ingresado al blanqueo de 2013 impulsado por Cristina Fernández de Kirchner en 2013; no haber tenido facilidades de pago para aquellas compañías o sociedades con dificultades económicas, que se encontraban en concurso preventivo o por declararse en quiebra y no podrán tener deudas en condición de ser ejecutadas por la AFIP ni condenas firmes por multas relativas a defraudación. Este año además el mínimo no imponible pasará de $305.000 a $800.000, una suba del 166%.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Top